Bolivia: llamarán a elecciones sin Evo como candidato

0
45

La autoproclamada presidenta interina, Jeanine Áñez, acordó con el MAS un llamado a elecciones para destrabar el conflicto que se desató en Bolivia, y promulgó la ley pero no podrá participar Evo Morales.

“Llegamos a este día con la satisfacción del deber cumplido porque este es el principal objeto de mi gobierno: nuevas elecciones en el menor tiempo posible”, dijo Áñez.

La nueva “ley de régimen excepcional y transitorio para la realización de elecciones generales” anula los comicios de octubre, suspende a todos los vocales del Tribunal Supremo Electoral y da 20 días a la Asamblea Legislativa para designar nuevos vocales y crear un reglamento para que cada departamento del país haga lo mismo.

“La Ley que hemos promulgado es la Ley que los bolivianos queremos, y que nos permitirá a los bolivianos tener elecciones libres, justas y transparentes en el menor tiempo posible, porque esa la razón y fundamento de mi gobierno”, dijo en Twitter la autoproclamada presidenta.

“Vamos a recuperar la democracia con democracia. Estoy muy orgullosa de esta ley, pero sobre todo estoy muy orgullosa de todos los bolivianos, que jamás se rindieron, y jamás se cansaron, estamos cumpliendo nuestra misión, para ello llega también el tiempo de la reconciliación”, agregó.

Los nuevos vocales electorales deben asumir al día siguiente de ser designados por los legisladores, y en un período de no más de dos días deben convocar a elecciones generales en un plazo máximo de 120 días y presentar un calendario electoral.

Es decir que las elecciones podrían ser convocadas hasta mediados de abril próximo y que en caso de necesitarse un ballottage presidencial este debería ser convocado a no más de 45 días de la primera vuelta.

Evo fue excluido a partir de un artículo de la Constitución que prohíbe la reelección después de dos mandatos consecutivos.

Al mismo tiempo, Áñez comenzó anteayer una negociación con distintos sectores que se mantenían en conflicto para escuchar sus demandas, principalmente en relación con la liberación de detenidos y el repliegue de los militares. Ese pacto incluye el repliegue de las fuerzas de seguridad de lugares no estratégicos y la derogación de una polémica ley que había dado vía libre al uso de la fuerza. En tanto, el suministro de alimentos y combustibles, afectado por los bloqueos en las calles, se normalizó en gran parte en La Paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE